domingo, 7 de febrero de 2016

Cartas: #2- Persona suicida

Ha pasado un tiempo, soy yo de nuevo. Muchas cosas han ocurrido; pensamientos anormales llegan a mi mente cada día, retumban en mi mente como si fueran casi reales. Existe la probabilidad de que los sean, mi mente los sigue creando. Pienso deliberadamente con quitarme la vida de una vez por todas, resulta tan fácil.
Un disparo, sencillo. Cortarme las venas, aún más dramático y perturbador. Colgar una soga en la habitación, resultaría extasiante. Lanzarme por un acantilado y por fin sentir la dulce brisa de la muerte sin cerrar los ojos hasta llegar al final del piso. 
O también una sobredosis a causa de todas las drogas que consumí en el pasado, sería como una vuelta atrás, mas no tiene retorno. 
A veces me siento feliz, en instantes tan deprimido...puede ser que simplemente este loco. 
Hay personas en mi mente que me ordenan hacer cosas terribles a mi cuerpo o simplemente es mi yo interior que quiere terminar con mi miserable vida que no vale la pena. 
Me siento culpable, avergonzado y sé que soy una carga para los demás. Soy una víctima del sistema creado por mi mente y por la gente estúpida de mi alrededor. Mis problemas de vida resultan perturbadores que jamás voy a contar en lo absoluto, las pequeñas personas en mi mente me lo ordenan -cállate, imbécil-
Envejeceré y nadie va a estar a mi lado, por lo tanto planeo terminar por esto de una vez por todas. No hay nadie que me quiera, y si acaso existe alguien, que llore pues no me importa. Soy un maldito egoísta y es mi vida. 
No pienso acudir a nadie, nada me puede ayudar. Eso es de débiles. Soy un maldito esquizofrénico, y si estás leyendo esto es porque ya estoy muerto, abrazando a la muerte como tanto había querido. Que se pudran todos.