domingo, 2 de agosto de 2015

¿Soñador o Planeador?

¿Cuál es la diferencia entre un sueño y un plan? Son palabras completamente diferentes, pero tendemos a confundirlas en su uso. 

Todos tenemos sueños, y queremos llevarlos a cabo, cuanto antes mejor. Pero, ¿Quiénes tienen planes? Muy pocos...
Hay demasiados soñadores en este mundo, y quizás todo lo que vemos actualmente es gracias a ellos; esos mismos soñadores no se quedaron como lo que son, pues se volvieron planeadores. Porque sí bien es cierto que los sueños se pueden volver realidad algunos no saben cómo hacerlo.

Yo tengo un sueño, el cual es que quiero ser Neurocirujano, y quiero abrir mi propio hospital que pueda ayudar a todas las personas. Pero, ¿Cómo hacerlo? Sin duda, primero tengo que estudiar varios años en la carrera de Medicina, estudiar como loco todos los días; trabajar, de ser posible; pagar mi carrera, obviamente; y posteriormente tengo que especializarme en Neurocirugía, lo cual me tomaría varios años más; tendría que seguir trabajando; conseguir dinero para poder abrir el hospital de mis "sueños". Pero "sueños" no se quedará ahí, porque si bien leyeron anteriormente, llevé a cabo una planeación por medio de mi presente y pasado para mirar al futuro. 

Efectivamente, soy un soñador, pero también un planeador. Por lo tanto, durante el transcurso de mi vida voy a tener tropiezos que me impedirán cumplir mi plan; el plan ya está sobre la mesa y automáticamente tengo alternativas, comienzo con el "A", pero si me falla esa opción, paso a la siguiente alternativa con el mismo plan. Tenemos 27 letras en el abecedario y 5 dígrafos, creo que tenemos una gran ventaja para poder utilizar todos. Y el hecho de fallar no nos hace incompetentes ni mucho menos principiantes. Lo que pasa es que no desarrollamos bien el plan y las alternativas, por ende, hay que fortalecer los mismos. 

Cada uno de nosotros tenemos la fortuna de vivir en la época de la oportunidades, donde las ideas son posibles de desarrollar con una amplia de herramientas. Y el hecho de que te des por vencido es sinónimo de conformismo. Aqui no sólo triunfan los que estén en alto nivel económico, sino los que tienen el ánimo de querer cumplir sus sueños en base a la planeación. 

Así que, ¿Eres un soñador o un planeador? Las alternativas son grandes.