domingo, 19 de abril de 2015

Sintiéndote, Amándote...

Sentí tus dedos
sobre mis pies
tu mirada
sobre mis ojos.

El sudor 
en mi frente
a causa tuya
me pones nervioso...

Me he tentado
a besar
tus labios
carnosos.

A deslizar mis manos
sobre tu pelo
que posee 
un aroma inolvidable.

Me tiento a 
entrelazar 
tus manos
con las mias.

Pues, tus manos
son tan tersas, 
frágiles, 
como de un ruiseñor. 

Me volviera loco
si puediera sentir
tu látido
sobre mi pecho.

Pero, más que nada
conectarme
mentalmente
enamorarme, resulta tentandor.