domingo, 15 de junio de 2014

Las semejanzas no nos hacen iguales...

Surgimos en este mundo, de una manera que considero particularmente extraña. Se nos da alojamiento en una familia, la cual puede ser "buena" o "mala" dentro de nuestros estándares liberales, lamentablemente no está en nuestras manos el tomar la decisión de elegir que "origen" queremos y se ajuste a lo que "necesitamos"; de eso nos damos cuenta a medida que crecemos, objetivamente en la adolescencia. Usualmente gritamos y estamos inconformes con nuestra vida, decimos que nuestros parientes (en especial, padre y madre) son los peores seres humanos que pueden existir en el universo; sí, hubo un tiempo en que yo decía eso, en el pasado, claro, puede tener varias interpretaciones porque cada uno de nosotros vivimos de manera distinta. 

     Prosigo, como dije al principio, al nacer se nos acomoda en una parentela; nunca se nos dijo como serían las personas que lo integrarían, ni mucho menos se te dijo a ti como vas a ser; sí, está el hecho de que algunos padres quieren que seamos un reflejo de ellos, pero, estarían siendo completamente egoístas. 
Sorprendentemente, a los pocos años de nuestra pequeña vida, la gente de nuestro alrededor, tiende hacer comentarios; verbigracia; "Eres idéntico a tu padre, el mismo comportamiento", "Al final estarás como él". Pero, siempre en los pensamientos de uno, procesando éso, nos damos cuenta que suena estúpido que hasta tu propia familia tenga una percepción de como vas a ser, o que decisiones tomarás por tu parte; el hecho de que la sociedad quiera crear un régimen, diciendo que cada ser humano es "semejante" a sus ancestros es completamente inexacto, ¿Por qué? Bien, en mi más humilde opinión, estoy seguro de que el individuo tiene la libertad de crear, hacer o transformar decisiones que afectarán solamente a su persona; sé que dirán que ésas elecciones también ocasionan cambios en las personas que están en su entorno, que son cercanos a él o ella, pero, no es así, tenemos que ver más allá porque se debe a que él eligió, por eso, no puede también tomar las determinaciones de otros. 



Con esto, intento y espero dar a entender que solemos ser tan complicados, en especial con críticas o pensares de otros, con mayoría no significa que la decisión sea la correcta. Cada ser humano es único y por lo tanto las semejanzas que tienen sobre otro no los hacen iguales. Nos "asusta" el hecho de ser algo que uno no quiere ser, y más en un principio, sí, el pasado se va a la basura, importará el presente, y observaremos el pasado, hurgaremos en él y veremos cambios, nos daremos cuenta que el nacer no nos hace sino las decisiones. 

"No te das cuenta de que no importa lo que uno es por nacimiento, sino lo que uno es por sí mismo."- Albus Dumbledore