sábado, 17 de mayo de 2014

Listo para el final

Se dice que el estar vivo no es sinónimo de estar viviendo. A pesar de que una persona se encuentre prevaleciente, no significa que haya hecho lo suficiente para estar "listo". Creemos automáticamente que el tener bastantes años nos hace conocedores de todo y que con ese simple hecho de haber llegado a ese punto nos da la libertad y el alivio de no usufructuar a la pureza del miedo hacia la muerte misma. 


"Lo único que nos da miedo cuando nos asomamos a la muerte o a la oscuridad, es lo desconocido."- Albus Dumbledore

Me atrevo a decir con cautela que no le temo en absoluto a la muerte, pues, es un "círculo vicioso", desde que uno nace y a través de cada mirada que damos a nuestro entorno, particularmente discernimos como terminará todo; nadie está exento de ello.
Personalmente, no defino el miedo como una cosa a la cual se le debe reprimir cuidado, sino, una cosa de la cual dudamos, y no estamos seguros a lo que nos dirigimos o las consecuencias que acarrea tal cosa.
     Pero, suele ser asombroso que cuando nos acercamos al óbito de nuestras vidas, todo a nuestro alrededor tiende a ir demasiado lento, comenzamos a apreciar más las cosas, verlas con claridad, al ir con lentitud se nos da el lujo de la apreciación de la belleza, pues, nada en absoluto que viene a parar en esta dimensión llamado "universo" terminará siendo eterno.

"De hecho, tu incapacidad para comprender que hay cosas mucho peores que la muerte siempre ha sido tu mayor debilidad."- Albus Dumbledore

Es axiomático el hecho de que, como ya dije anteriormente en otra publicación que somos seres capaces de aprender por nuestra propia cuenta, claro está, que algunos tardarán mucho más tiempo en darse cuenta de esa gran capacidad.
     Como ya dije, no le temo a la muerte, es más, creo que a nada. Bueno, me preocupa la peripecia de mi partida, refiriéndome a que, tal vez, al morir no haya dejado algo de mí, o mejor dicho, el no haber vivido lo suficiente como saber casi todo en éste cosmos. 
Me siento vacilante, no quiero morir aún pero no le tengo pavor a la muerte. La mayoría del tiempo tiendo a ser escéptico. 

El imaginar es una fuerza grandiosa, pero, en ocasiones eso no sirve de nada a comparación de hallarse sumido en la desesperación.

Quizás no importa que seas tan viejo y te llegue la barba a las rodillas, comenzar a perder cabello, no poder ver con claridad mediante los ojos, caminar renco y demás dificultades para reconocer que nuestra fecha de expedición está demasiado cerca, posiblemente a unos segundos. Yo creo que, para reconocer ello es más necesario e indispensable adquirir el conocimiento, pues, cuando se sabe no se teme; tiene sus excepciones, es efímero. 
Si observan con mucha atención a cada lado de este globo terráqueo podrás notar que no todos llegan a saber todo. Lo que intento decir es que, aquellos que destacan por sobre los demás, sean personas con una amplia filosofía de vida, creada por ellos mismos; para eso se tiene que ser paciente. 
Por ahora, a mis 16 años, me puedo estimar como una mente organizada-a medias. No he tenido el absoluto placer de conocer las cosas que se ocultan; con el tiempo, llegaré a reconocerlas. Por el momento soy un simple niño con el potencial de seguir siendo el mismo párvulo pero con la diferencia del cambio radical de una mente organizada y segura, y adentrarme a lo que no le tengo miedo sino una duda, que al final se resolverá por sí sola, gracias a cada uno de vosotros. 

"Para una mente bien organizada, la muerte no es más que la siguiente gran aventura."- Albus Dumbledore