sábado, 22 de febrero de 2014

Imposible vivir sin fallar en algo

¿De dónde vienen nuestros fracasos? Es difícil, saber con exactitud por qué nuestras metas no fueron cumplidas como esperamos en un principio.

Hay adversidades que se nos cruzan en el camino, personas, la competencia, falta de confianza en uno mismo más que nada. Sin lugar a dudas casi siempre habrá individuos que nos quieran ver caer en más de una ocasión y al parecer nuestro cerebro es débil y nos dejamos llevar por aquel comentario: "TÚ NO PUEDES HACERLO"; pero que no se quede ahí, primero demuéstrate a ti mismo que un fracaso no significa algo rutinario sino más bien grandes lecciones de la vida, nos crean conciencia de lo que hacer y no hacer en futuros sueños y anhelos. 

No te ha pasado que mucha gente tiene un concepto de ti, en el cual eres una
persona sumamente omnipotente, celebran y elogian tus logros cuando los hay; pero ¿Qué pasa cuándo de repente fallas? Todo el mundo te desconoce, te critica en ese mismo instante; al parecer, ellos pensaban que tú sabías todo, no creían que pudieras caer y "la percepción" que tenían de ti "es borrada."

En lo personal, no le tengo miedo al fracaso, pues es parte del ser humano, nos enseña claramente que ningún ser humano es perfecto, no está mal malograrse en algunas ocasiones; todos tenemos esa gran oportunidad de ser exitosos. Definitivamente, se tiene que haber fallado por lo menos en una situación, y eso, nos dice cómo llegamos a donde estamos.

Imagina vivir en un mundo sin fallos ¿Sería posible? En mi parecer, no; ya que como dije nos hace mejorar como personas y realizar cambios, por lo tanto innovamos. 
    En verdad, no tengas miedo a fallar, reitero las personas con grandes conocimientos, llegan a fallar. Nunca te dejes llevar por la decepción o comentarios sarcásticos. Cada recaída es una nuevo reto, así mismo una nueva oportunidad.