miércoles, 29 de enero de 2014

Vale la pena vivir

Me he dado cuenta que no todas las personas son iguales, solemos ver lo malo que han hecho en sus vidas, pero casi siempre ignoramos lo bueno; un círculo vicioso. 

Conocemos demasiadas personas en nuestra vida (sea corta o larga), unas logran impregnar en nuestra mente recuerdos que quizás no vamos a dejar ir. Nos hacen reír, llorar, son capaces de causarnos dolor pero también lo remedían. Existen seres humanos que se cruzan en nuestro camino por una razón de ser; probablemente creo en el destino, espero no ser el único, pienso que cada una de ellas entra en nuestra vida para darnos un par de lecciones, tal vez algunas de ellas no están físicamente pero dejan en que pensar. 
    Reitero, es irracional tener un propio estereotipo de que todos los seres humanos "somos iguales", ya que venimos siendo hechos de diferente manera y hemos pasado por diversas circunstancias que nos hacen quienes somos, otros deciden tomar caminos equivocados, pero no por uno significa que tenemos una analogía; se tiene que romper esa cadena. 

    La esencia de cada prójimo nos hace individuos de bien, de cada uno depende el camino que toma; piensa con delicadeza, la vida no tiene manuales  tú creas tus propios horizontes.
      Usualmente todo parece complicado al conocer nuevas personas, pero al final siempre es bueno darte nuevas aventuras, tener un pensamiento de positivismo, quizás haga las cosas más sencillas o no, pero vale la pena intentarlo...