domingo, 17 de abril de 2016

Cartas: #3- Persona soñadora

Una vez más, nos encontramos. No es coincidencia que encuentres esta carta; después de todo, las cosas suceden si pones tu mayor esfuerzo en ellas. 

Hay quienes piensan que el cielo es el límite, sin embargo yo voy más allá. El universo es vasto, hay pisadas en la luna y por lo tanto debe ser tomado como motivación. Yo digo que los sueños son díficiles mas no imposibles, por lo tanto, todo es posible. 

A cada segundo del día ocurren muchas cosas: nacimientos, descubrimientos, aventuras, graduaciones (metafóricamente), etc. Todo ocurre en cuestión de segundos, un pequeño desliz es lo que está en medio del éxito y el fallo. Claro está que todo solución.

¿Qué quieres ser? ¿Qué quieres en la vida? 
Algo es seguro, todos queremos algo. Puede ser mínima o monumental; para ello hay que trabajar arduo, cada segundo de nuestras vidas hasta conseguir lo que tanto anhelamos. Si no llega en el momento deseado, algo debimos haber hecho mal. Lo importante es seguir intentando sin importar lo que se interponga en el camino; te llevarás enemigos a tu paso, otros te seguirán y te apoyarán en tus metas, compromisos. Es mejor hacer compromisos contigo mismo... "Yo me comprometo a..." suena mucho mejor a "Yo prometo..." y siempre hay que utilizar "Estoy por..." no voy "Voy a...".  Jamás utilices palabras como "Ya <> voy..." porque el cerebro es tan estúpido que confunde el "no" con un "sí, lo vas a volver hacer".  


Cada vida está basada en los sueños, metas y compromisos que uno se propone desde el momento en que tomamos decisiones: qué estudiar, en dónde trabajar, cómo lograrlo. El comienzo de interminables y díficiles decisiones que nos llevarán a un éxito grandioso o un fallo catastrófico. Lo importa es no desanimarse. 

Quiero ser abogado, astronauta, médico, odontólogo, escritor, cantante, profesor, embajador; quiero viajar por todo el mundo; vivir en una casa enorme; una vida tranquila. Una lista enorme de sueños que todos queremos cumplir en el momento pero... ¡Tranquilo! el tiempo puede ser detenido si sabes esperar.

Ahora dime, ¿Cuáles son tu compromisos, sueños y metas? La vida es demasiado corta, pero puedes cumplirlos. 
Pequeño extraño, te deseo lo mejor en esta minúscula vida. No me conoces ni yo a ti tampoco, pero, deberíamos cumplir todos nuestros sueños. Si hay pisadas de un hombre en la luna, ¿Por qué no hacerlo tú? 







domingo, 28 de febrero de 2016

Cuatro sombras

Caminas
solo
en la oscuridad 
más profunda

Son las nueva, 
aparece una sombra, 
tan oscura, 
se camuflajea con la noche.

Las diez han llegado, 
una sombra con
tonalidad diferente, 
apaciguadora.

Ya son las once, 
es la sombra que controla
a las otras dos, está en medio
pero a la vez hasta lo alto. 

Llegó la medianoche, 
una sombra tan clara, 
llena de luz, tan retirada
de las demás.

Ésas son, 
las cuatro sombras
que ves
en tu camino a casa

Ya sea de día o de noche
una es más clara, otra entre
lo oscuro y la luz. Las otras
simplemente oscuras pero diferentes entre sí. 

Curiosa es la noche, 
que muestra esas cuatro sombras
con más claridad, 
con más distinción.

Y sin embargo, 
hay una quinta sombra, 
es que la que proyecta las demás sombras
eres tú, la quinta sombra.

¿Oscura?
¿Luminosa?
¿Ambas?
¿O ninguna?

La quinta sombra, 
proyectada por un haz de luz
tan fuerte que hace ver
a las otra cuatros sombras.

Mi cuerpo proyecta esas sombras, 
y yo soy la quinta, dueño de ellas. 
Ha hurtadillas las veo, y sin embargo
no les hablo, me siguen. 

Porque las cuatro sombras,
son mis más fieles acompañantes, 
cuatro sombras adheridas
a mi ser, yo. 



domingo, 7 de febrero de 2016

Cartas: #2- Persona suicida

Ha pasado un tiempo, soy yo de nuevo. Muchas cosas han ocurrido; pensamientos anormales llegan a mi mente cada día, retumban en mi mente como si fueran casi reales. Existe la probabilidad de que los sean, mi mente los sigue creando. Pienso deliberadamente con quitarme la vida de una vez por todas, resulta tan fácil.
Un disparo, sencillo. Cortarme las venas, aún más dramático y perturbador. Colgar una soga en la habitación, resultaría extasiante. Lanzarme por un acantilado y por fin sentir la dulce brisa de la muerte sin cerrar los ojos hasta llegar al final del piso. 
O también una sobredosis a causa de todas las drogas que consumí en el pasado, sería como una vuelta atrás, mas no tiene retorno. 
A veces me siento feliz, en instantes tan deprimido...puede ser que simplemente este loco. 
Hay personas en mi mente que me ordenan hacer cosas terribles a mi cuerpo o simplemente es mi yo interior que quiere terminar con mi miserable vida que no vale la pena. 
Me siento culpable, avergonzado y sé que soy una carga para los demás. Soy una víctima del sistema creado por mi mente y por la gente estúpida de mi alrededor. Mis problemas de vida resultan perturbadores que jamás voy a contar en lo absoluto, las pequeñas personas en mi mente me lo ordenan -cállate, imbécil-
Envejeceré y nadie va a estar a mi lado, por lo tanto planeo terminar por esto de una vez por todas. No hay nadie que me quiera, y si acaso existe alguien, que llore pues no me importa. Soy un maldito egoísta y es mi vida. 
No pienso acudir a nadie, nada me puede ayudar. Eso es de débiles. Soy un maldito esquizofrénico, y si estás leyendo esto es porque ya estoy muerto, abrazando a la muerte como tanto había querido. Que se pudran todos.